viernes, 12 de junio de 2009

lhen

LHEN, KAMAJA TASPITA.

O me sé una mejor "lhan katsi akxin wila ju´u" (qué quiere decir?)
En el trabajo que tanto me ha dado y tanto me arrebató encontré una justificación más para decir adiós. Me encanta estar en contacto con estas personas, me encanta conocer pueblitos pintorescos y entrar a la dinámica de las personas. Sentí mi piel erizarse cuando escuche el idioma, cuando los chicos aplicaron su entrevista en totonaco (su lengua materna) por eso quiero irme de aquí, porque quiero que solo este tipo de recuerdos queden y porque quiero volver a repetirlos desde otra esquina.

2 comentarios:

Flor de Loto dijo...

Qué fortuna sentir.

No todos sienten lo que tú has visto.

Cuando leí tu post tuve sentimientos, diferentes y quizás encontrados. Es difícil opinar con un post tan sentido como el que has puesto.

Saludos!

Lazcags dijo...

Un adiós, un hasta luego, un mi sueño ideal, comienzan a ser emociones encontradas al momento de ejercer un ritmo de vida...me causa entusiasmo, emoción y la verdad un poco de envidia que tu trabajo te haya permitido ese regalo...a veces no tenemos todo lo que deseamos, pero morir en el intento por conseguirlo...es formidable...saludos caro! espero nos veamos pronto para que cuentes alguna de tus aventuras por aquellas tierras...